CUENTOS JASIDICOS


CONVERSIÓN

Rabí Aaron, llegó una vez a la ciudad donde el pequeño Mordejai, que con el tiempo seria rabí de Lejovitz, estaba creciendo. Su padre llevo al niño a presencia del rabí visitante y se quejó de que no perseveraba en sus estudios. Deja al niño conmigo un instante, pidió rabí Aaron. Al quedar solo con el pequeño, se inclinó, lo abrazo contra su corazón y lo mantuvo silenciosamente así, hasta que regreso su padre.

Le he dado una buena reprimenda, agrego, de ahora en adelante no le faltara perseverancia. Y cada vez que el rabí de Lejovitz relataba el incidente, agregaba: En esa ocasión aprendí a convertir hombres.


GENERACIONES

Contaba el rabí de Rizhyn: Una vez que el santo Baal-Shem Tob quiso salvar la vida de un muchacho enfermo al que tenia mucho aprecio, ordeno que le trajeran una vela de cera pura, la llevo al bosque, la aseguro a un árbol y la encendió. Después, pronuncio una larga oración. La vela ardió toda la noche.

Al llegar la mañana, el muchacho estaba bien. Cuando mi abuelo, proseguía el de Rizhyn, el Gran Maguid, quería lograr una cura similar, ya no sabía el sentido secreto de las palabras en las que se tenía que concentrar.

Hacia lo que había hecho su maestro e invocaba su nombre. Y sus esfuerzos tenían éxito. Y cuando Rabí Moshe Leib, el discípulo del discípulo del gran Maguid, quería lograr una cura de esa especie, decía: Ya ni siquiera tenemos el poder de hacer lo que fue hecho, pero contare la historia de cómo se hizo, y Dios ayudara. Y sus esfuerzos también tenían éxito.


PEQUEÑAS Y GRANDES MENTES

Un hombre le dijo a rabí Uri que conocía todo el Zohar de memoria. Y este le replico: Por mi parte soy incapaz de retener en mi mente tan gran número de ideas, puesto que una sola idea dilata mi pensamiento durante mil días.

El maquid de Koznitz agrego: La diferencia entre una gran mente y una mente pequeña es la siguiente: una mente grande es capaz de concentrarse durante largo tiempo en torno a una sola idea, llevándola a la perfección, mientras que una mente pequeña es un campo de batalla entre los relámpagos de los pensamientos.


GRACIAS A LA GENTILEZA DE:

LOS CUENTOS DEL DESPERTAR>

Cuentos Jasidicos publicados en la revista Integral (España)