¡DIOS ESTÁ HABLANDO CONTIGO!

Un hombre susurró: ¡Dios, habla conmigo! Y un Ruiseñor comenzó a cantar Pero el hombre no oyó.

El hombre repitió: ¡Dios, habla conmigo! Y el eco de un Trueno se oyó. Mas el hombre fue incapaz de oír.

El hombre miró alrededor y dijo: ¡Dios, déjame verte! Una Estrella brilló en el cielo. Pero el hombre no la vio.

El hombre comenzó a gritar: ¡Dios, muéstrame un milagro! Un Niño nació. Mas el hombre no sintió el latir de la vida.

El hombre comenzó a llorar y a desesperarse: Dios, tócame y déjame saber que estás aquí conmigo. Y una Mariposa se posó suavemente en su hombro.

El hombre espantó la mariposa con la mano y desilusionado, continuó su camino, triste, solo y con miedo.

CUENTO INDÍGENA

(Traducida y adaptada del Libro By San Etioy)