EL CIELO Y EL CUERVO

Una vez volaba un cuervo por el cielo llevando en su pico un trozo de carne. Otros veinte cuervos se pusieron a perseguirle y le atacaron sin piedad.

El cuervo tuvo que acabar por soltar su presa. Entonces, los que le perseguían le dejaron en paz y corrieron graznando, en pos del trozo de carne.

Y se dijo el cuervo: ¡Qué tranquilidad! Ahora todo el cielo me pertenece.

Decía un monje Zen: Cuando se incendió mi casa, pude disfrutar por las noches de una visión sin obstáculos de la luna.

AUTOR: Bhagawat Purana