EL POBRE Y EL REY DE ORO

Un día, un pobre hombre que vivía en la miseria y mendigaba de puerta en puerta, observó un carro de oro que entraba en el pueblo llevando un rey sonriente y radiante. El pobre se dijo de inmediato:

Se ha acabado mi sufrimiento, se ha acabado mi vida de pobre. Este rey de rostro dorado ha venido aquí por mí. Me cubrirá de migajas de su riqueza y viviré tranquilo"

En efecto, el rey, como si hubiese venido a ver al pobre hombre, hizo detener el carro a su lado. El mendigo, que se había postrado en el suelo, se levantó y miró al rey, convencido de que había llegado la hora de su suerte. Entonces, el rey extendió su mano hacia el pobre hombre y dijo: ¿Qué tienes para darme?

El pobre, muy desilusionado y sorprendido, no supo que decir. ¿Es un juego lo que el rey me propone? ¿Se burla de mí? ¿Es un nuevo pesar?

Entonces al ver la persistente sonrisa del rey, su luminosa mirada y su mano tendida, el pobre metió su mano en la alforja, que contenía unos puñados de arroz.

Cogió un grano de arroz y se lo dio al rey, que le dio las gracias y se fue enseguida, llevado por unos caballos sorprendentemente rápidos.

Al final del día, al vaciar su alforja, el pobre encontró un grano de oro.

Se puso a llorar diciendo:

¡Por qué no le habré dado todo mi arroz!

AUTOR: ANÓNIMO