LA BARBA DEL DERVICHE

Se cuenta que cierto derviche mostraba muy satisfecho su cuidada barba, de la cual se sentía muy orgulloso. Realmente era un hombre muy centrado en sus ejercicios espirituales, pero también daba mucha importancia a su barba.

Un día ese derviche se encontró en su camino con Moisés que iba hacia el Monte Sinaí, y aprovechó para darle un encargo: por favor, Moisés, pregúntale a Dios en mi nombre, por qué aunque soy devoto y constante en mis deberes religiosos, nunca alcanzó la realización espiritual.

Y cuando Moisés volvió a encontrar al derviche le relató la respuesta que Dios le había dado a su pregunta: Ese derviche ciertamente está enfocado en la búsqueda espiritual, pero su atención se dirige muy a menudo a su barba.

Al escuchar estas palabras, el derviche sintió muchos remordimientos de conciencia y decidió desembarazarse por completo de su poblada y hermosa barba. Así que en adelante pasó gran parte de su tiempo arrancándosela pelo a pelo.

Cuando Moisés comprobó la actitud del derviche, comentó: hubo un tiempo en que pensaba demasiado acerca de la belleza de su barba. Pero ahora está pensando acerca de su barba tanto, o incluso más.

Cuento de la tradición oral de los derviches.

En una versión similar aparece en el libro "Caravana de sueños"

de Idries Shah (Edit. Kairós)