LEER A DIOS

Un cierto discípulo preguntó a su maestro ¿Debería leer libros? El maestro le respondió; el estudio de las escrituras despertará en ti un mayor anhelo de conocer a Dios, siempre que leas los versículos lentamente, esforzándote en asimilar su profundo significado. Pero cuando no se acompaña de la práctica de los preceptos que ella contiene, la lectura de la literatura sagrada produce vanidad, falsa satisfacción y lo que yo llamo, una indigestión intelectual.

Numerosas personas deben dedicar su atención a la lectura de los libros superficiales, pero los renunciantes como tú, no deberían leer literatura profana, es decir aquellas que no tienen a Dios en sus páginas.