¿POR QUÉ LOS CAMELLOS NO TIENEN ALAS?

Realmente, dijo Nasrudín a su esposa, cada día que pasa quedo más convencido de la sabiduría de la naturaleza.

Me maravilla su organización y la forma en que planea los acontecimientos y la evolución, para que sean de ayuda a la humanidad.

Su esposa no entendió y le pidió explicaciones más concretas: Es muy fácil de ver, mujer..., ¿acaso no has observado, por ejemplo, que la naturaleza ha hecho que los camellos no tengas alas?

Pero no entiendo de qué forma ayuda ese detalle a los seres humanos, respondió la esposa.

¿No te das cuenta? Si los camellos tuvieran alas podrían subirse a las torres y anidar en los techos. Eso destruiría nuestras edificaciones, sin mencionar el ruido y las molestias que nos causaría su rumia continuada.

Y la esposa no encontró palabras, ni ganas de rebatir tal razonamiento.