SE INÚTIL y GOZA

Lao Tse iba viajando con sus discípulos y llegaron a un bosque donde cientos de leñadores estaban talando árboles. El bosque entero había sido talado excepto un enorme árbol con cientos de ramas. Era tan grande, que diez mil personas se podían sentar bajo su sombra.

Lao Tse les pidió a sus discípulos que fueran a preguntar porque ese árbol no había sido talado. Fueron y preguntaron a los leñadores, quienes respondieron: Este árbol es completamente inútil. No se puede hacer nada con él, porque cada rama tiene muchos nudos, ninguna es recta. No se le puede usar como combustible porque el humo que produce es dañino para los ojos. Es un árbol completamente inútil, por eso no lo hemos cortado.

Los discípulos volvieron y se lo contaron al maestro. Él se rio y les dijo: Sed como este árbol, si sois útiles os cortarán y os convertirán en muebles de alguna casa. Si sois hermosos seréis vendidos en el mercado, os convertirán en objetos. Sed como este árbol, completamente inútiles y entonces creceréis grandes y vastos y miles de personas encontrarán sombra bajo vosotros.

Lao Tse tenía una lógica especial. Él dice: Sé el último. Muévete en el mundo como si no estuvieras. No compitas, no trates de probar que eres digno. No es necesario. Sé inútil y goza.