EL HADA Y EL GENIO

Un hada caminaba por el bosque. Buscaba un ser a quien poder ayudar y poder satisfacer con un deseo. Sumergida en la arbolada, tropezó con una la lámpara de Aladino. Le pareció muy hermosa. La limpio de la tierra y el barro pegajoso. Y de pronto apareció un bello genio en una nube y le dijo:

“Tú eres mi amo, te concederé un deseo.”

El hada cuando vio aquel, colorido ser, como un duende, le dijo:

“Yo quiero concederte un deseo.”

El genio, vio los ojos de mar y la blancura, como una princesa y le dijo:

“Está bien te concederé el deseo.”

El hada y el genio sonrieron en medio de su sorpresa. Simultáneamente ella agitó su varita mágica y él apuntó con su dedo al cielo. Ella se desvaneció en la nada y el pequeño genio en una nube azul, retornó a la lámpara maravillosa, que rodó a la cintura de un olivo.

GRACIAS A LA GENTILEZA DE:

ENRIQUE BERDEZ