HILO DE PLATA, HILO DE ARAÑA

Se cuenta que un día, el Buda se paseaba por los Cielos a orillas del Lago de la Flor de Loto.

En las profundidades de ese lago, Buda podía ver el Naraka (Infierno). Ese día observó a un hombre llamado Kantaka quien muerto unos días antes, luchaba y sufría en este infierno.

Buda, lleno de compasión, quería ayudar a todos aquellos que a pesar de haber caído en el infierno, habían hecho una buena acción en su vida.

Kantaka había sido un ladrón y había llevado una vida depravada. Por eso se encontraba en el Naraka. Sin embargo una vez, había actuado generosamente.

Un día que daba un paseo, vio una gran araña y tuvo el deseo de aplastarla, pero detuvo su gesto, pensando súbitamente que podía ayudarla. La dejó con vida y continuó su camino.

Buda vio en esta acción generosa un buen espíritu y tuvo deseo de ayudarle. Por eso arrojó a las profundidades del lago un hilo de araña largo que llegó hasta los infiernos, hasta Kantaka.

Kantaka miró este nuevo objeto y constató que era una cuerda de plata muy fuerte. Pero no quiso creerlo y se dijo, que sería sin lugar a dudas un hilo de araña que pendía y que sería poco probable subir por él.

Pero como deseaba ardientemente salir de Naraka, intentaría el todo por el todo. Se aferró al hilo pensando que la escalada sería muy peligrosa, ya que el hilo podría romperse de un momento a otro. Pero comenzó a subir... a subir, ayudándose con los pies y con las manos, haciendo grandes esfuerzos para no resbalar.

La escalada era larga. Cuando llegó a la mitad quiso mirar hacia abajo, a los infiernos, ya que seguramente estaría ya muy lejos. Arriba veía la luz y sólo deseaba llegar a ella. Inclinándose hacia abajo para mirar por última vez uno una multitud de gentes que subía tras él en una cadena in-interrumpida desde las grandes profundidades de los infiernos.

El pánico se apoderó de él. Esta cuerda era lo bastante sólida justo para él, pero ante el peso de estos centenares de personas que subían por ella, seguramente cedería ¡y todos se encontrarían de nuevo en el infierno! ¡Qué mala suerte!

Esa gente debería quedarse en el infierno! ¿Por qué tienen que seguirme? maldijo contra ellos.

En ese momento preciso, el hilo cedió muy exactamente a la altura de las manos de Kantaka y todos cayeron en las profundidades tenebrosas del lago.

Al mismo tiempo, el sol de mediodía resplandecía sobre el lago por cuya orilla se paseaba el Buda."

(Relato de la tradición zen)

Taisen Deshimaru, "El cuenco y el bastón", Edicomunicación. S.A.